miércoles, enero 05, 2005

Siestas largas

Hoy comî demasiado, sî, demasiado, al final el estômago me dolîa porque se habîa estirado mâs de lo que debîa. Una consecuencia siempre sigue a esos eventos: duermo demasiado, siestas de horas y horas: en esta ocasiôn sôlo fueron tres horas y media. Y cuando despierto, atolondrado todavîa, empieza el conflicto moral irremediable de haber perdido esas horas de mi vida, de mi juventud y todo eso. Pero es irremediable, no hay nada que pueda hacerse mientras la mâquina del tiempo no sea inventada, puesta a prueba y hecha accesible para pequeños errores como ese. Shit happens! Actually, it happened before the siesta... Me levanté y estaba despeinado, pero sin ânimos para peinarme. Soluciôn: me puse un sombrero y me vine al centro de cômputo a escribir esto. Ya me siento mejor...

1 comentario:

Arlene dijo...

Rafa:

Está documentado (lo vi en Discovery Channel, jajaja) que estar dormido es el estado natural del hombre, tanto que para poder permanecer despiertos necesitamos ingerir carbohidratos en exceso, si no, no funcionamos. Así que a próxima vez, recuerda que la naturaleza es sabia.