viernes, septiembre 22, 2006

¿Problemas de identidad?

A veces me siento como uno de esos marxistas guadalupanos de los años setentas. Una mezcla de contradicciones aparentemente irreconciliables pero que, de alguna forma, están todas presentes en mi self. Neoliberal deseoso de justicia social, Humanista enamorado de la eficiencia, católico practicante y tolerante, trobador neoinstitucionalista, modernista en el acto, postmodernista en la esencia; chauvinista ciudadano del mundo; estoico para expresarme, extravante para sentir; adorador Kitsch del buen gusto; tan naco pero tan fresa, o al revés; ñoño chic; clásico coqueteando con l'avant-garde. En fin, bien portado, irremediable, nostálgico, entusiasta, simpático, arrogante, hipocondriaco, paranoico, esquizofrénico, un poco de todo, mucho de nada.

5 comentarios:

Own a Life dijo...

Muy buena definción... de músico poeta y loco todos tenemos un poco y pues siento empatía contigo por tu comentario...

Yayo Salva dijo...

Ay, Rafa, ¿y quién no ha sido un hervidero de contradicciones en sus años de juventud? ¿Cómo si no podríamos haber encontrado los caminos que más "nos van" a cada cual? Las contradicciones, al final, son más aparentes que reales y acaba imponiéndose la sensatez como principio activo. Un abrazo.

Mariana dijo...

ahja! eso explica el dicho, dios los hace y ellos se juntan
ya se por que me gusta leerte.

Dalia dijo...

¿Todo eso eres?¡vaya!Menudas discusiones debes de tener contigo mismo, claro, que tampoco te sentirás nunca solo con tanto hervidero interior y siempre tendrás algún tema entretenido de conversación que compartir con amigos. No suena mal. Se pronostican de esto siempre post en tu blog variados e interesantes. a mi me da envidia, con el stress que tengo ultimamente solo soy la niña de "El exorcista".
Un abrazo.

Juan Luis (Madrid) dijo...

Años de jueventud? eso pasa toda la vida Rafa, no te preocupes, en la variedad está el gusto. La gentese obsesiona con ideas fijas que les llevan al fanatismo.Yo también soy...como soy