martes, junio 17, 2008

Los guachos

No hace mucho había escrito, no recuerdo con qué motivo, sobre el uso del término guacho en Sonora. Quienes vivan ahí o lean la prensa local se darán cuenta de la pertinencia de volver a abordar el tema. La historia va más o menos así. Hace rato el Gobernador del Estado, Eduardo Bours, viene conflictuado con el Gobierno Federal sobre la administración de la carretera denominada "la cuatro carriles" (muy a lo sonorense, o sea, llamar las cosas por su descripción o función directa, otros ejemplos de esta denominación funcional es decirle a los binoculares, mira-lejos o a los palillos pica-dientes). Bueno, la carretera (que es de cuatro carriles) es operada por el Gobierno Federal y los testimonios desinteresados que he escuchado coinciden en que su estado es deplorable, a pesar de que la siguen cobrando con singular alegría. El Gobernador quiere, entonces, que se transfiera la administración al nivel estatal y, creo, que se suprima una de las casetas que está al sur del Estado, supongo que por resultar muy gravosa para los residentes del sur de Sonora.

Hasta ahí el conflicto parece normal, porque una de las características de un sistema federal es que el gobierno central y los gobiernos locales están constantemente jugando a reclamar atribuciones o a deshacerse de ellas, en perjuicio del otro nivel de gobierno. Aun sistemas federativos muy maduros como el de Estados Unidos o Suiza, suelen tener diferencias importantes en la definición de los derechos y obligaciones de la federación y de los federados. Por ejemplo, el cantón suizo (que es el nombre de las entidades federativas de Suiza) de Appenzell negaba el voto a las mujeres en las elecciones locales ¡hasta 1990! en un país con un desarrollo cultural que hacía esa disposición una verdadera inconsistencia. Otro ejemplo reciente en Estados Unidos es que los tribunales del Estado de Texas se han negado a cumplir el compromiso internacional contraído por el presidente (Federal) Bush (que paradójicametne es también tejano) de cumplir con la resolución de la Corte Internacional de La Haya de suspender las ejecuciones de varios mexicanos que fueron condenados a pena de muerte (en diferentes juicios) sin respetar su derecho de dar aviso a su consulado, en contravención a lo dispuesto en la Convención de Viena, que Estados Unidos había suscrito. El caso es que la Suprema Corte estadounidense terminó por decidir que el compromiso del presidente (a nombre de su país) no podía obligar al Estado de Texas.

En fin, ejemplos abundan pero el asunto es que en una federación es común que existan desacuerdos sobre qué nivel de gobierno debe hacerse cargo de tal o cual cosa, tal y como pasa ahora entre el Gobernador de Sonora y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Gobierno Federal, sobre la administración de la susodicha carretera.

Todo el pleito anterior que les comenté viene a cuento, porque "fulanito de tal", que creo que encabeza una organización que no conozco, pero que suena muy proclive al partido que gobierna el Estado (PRI), publicó un deplegado en el cual usaban el término despectivo "guacho", para indicar que la gente del sur no debía decidir sobre una carretera que era de los sonorenses. Este término, en realidad, es muy común en Sonora y se utiliza para desginar a la gente del sur del país (entendido por sur del país, todo lo que esté al sur de Sonora que, si han visto un mapa de México, es prácticamente toda la República). El término no es neutro, sino que tiene generalmente una connotación peyorativa. Los guachos en la mitología sonorense son gente "de la que no te puedes confiar", "con costumbres diferentes". Tiene también agregado un estereotipo racial: los guachos son "chaparritos y prietitos" y marcadas facciones indígenas. El asunto es que aunque el término todos lo conozcan y lo usen, definitivamente no es políticamente correcto para ser usado en público por lo que el desplegado en cuestión ha causado muchas reacciones en los medios y en otros sectores de la sociedad.

El punto que quiero tratar en esta entrada es que es muy necesario confrontar públicamente las categorías sociales que se usan en nuestras comunidades con el fin de deshacernos de aquellas generalizaciones fáciles que estigmatizan a ciertos grupos de personas. En Sonora se usa guacho como reacción anticentralista, pero el término esconde una xenofobia que también es racista. Cuando la gente no se cuestiona sus propios prejuicios, simplemente no cae en la cuenta de que son eso, juicios anticipados y muy comúnmente falsos. Pero, además, no captamos el grado de intolerancia y facismo del que somos promotores cuando enarbolamos este tipo de posiciones excluyentes. La famosa frase "haz Patria, mata un chilango" que es repetida como una gracia no resiste el menor análisis ético, pero decir algo así en privado o en un grupo de amigos parece estar socialmente legitimado.

La construcción de una identidad regional, sobre todo en lugares que por sus características geográficas o históricas tienen una existencia muy autónoma, como es el caso de Sonora, no me resulta reprobable. Por el contrario, es enriquecedor para la diversidad cultural (externa no al interior, hacia donde se tiende a generar mayor homogeneidad). Sin embargo, yo me enorgullezco de ser sonorense por la cultura del esfuerzo y por la laboriosidad; por la carne asada, los chiltepines y la machaca; por la autenticidad de sus vaqueros y la simpática resequedad para comunicarse. No me enorgullecería ser de un Estado excluyente e intolerante, no me gusta la parte de lo sonorense que discrimina lo indígena proveniente del sur del país, ni que un personaje público utilice la animadversión cultural que nos divide de los demás mexicanos y lo aproveche para las disputas políticas.

Lo mismo pasa en México con las categorías fresa, naco, joto, chacha, chero, cholo... y seguramente en otros lugares con términos similares. También esconden intolerancia y discriminación y en la medida en la que no confrontamos su verdadero contenido nos hacemos parte de una sociedad segregada e injusta. Tal vez algunos sí capten que eso es lo que provocan y quizá sea exactamente lo que quieren implicar cuando usan esos términos, por eso han existido falanges, partidos nacional socialistas y neo-nazis, pero tantos otros simplemente nos dejamos arrastrar por la inercia de las estructuras sociales previas y no les aplicamos el juicio moral que las reprobaría y las iría desapareciendo con ese hermoso impulso individual que se convierte en colectivo y que ha sido el motor de la evolución a una mejor humanidad.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

..."con singular alegria"... otra frase que dices mucho jaja! ya siguele con el post! ya bours dijo que no esta de acuerdo con que hayan dicho "guacho" (claro, viendo que todo el mundo se le fue encima...)como siempre el napoleoncito defecando fuera de la letrina... deberia de subirse al caballito y seguirle pa' huasabas

Anonimo dijo...

Hola Rafa..
Soy un asiduo lector de tu blog... y he dicidido escribir este comentario para felicitarte por tu trabajo de informarnos a los que como yo, siendo originarios de ese pueblito conocemos tan poco acerca de el.... soy parte de una familia muy grande que emigro fuera del Pueblo hace cuarenta y tantos anos... y pues la verdad yo apenas si he regresado alli un par de veces y solo por un par de dias....pero me encanta mi Pueblo y todo lo que pueda saber de el... me ha servido mucho leerte... y estoy muy orgulloso de la clase de personas (como tu) con que mi Pueblito puede contribuir a esta sociedad... Felicidades y adelante... de triunfo en triunfo...

Esteban Vanegas dijo...

Muchas felicidades por tu blog, esta muy interesante. con respecto a los guachos, no me puedes negar que es divino ver su cara de WHAT??? al escuchar su nuevo apodo. El origen efectivamente puede ser xenofobico, pero ahora que vivo en el DF creo que tambien tiene un poco que ver con el poco conocimiento de los "chilangos" del resto del pais y su poca capacidad de comprender que viven en un pais con grandes diferencias. Despues de casi 5 anios de radicar aca no tolero las burlas cuando me refiero a la soda en vez del refresco. El diccionario dice:
REFRESCO: agua de sabor
SODA: Refresco Carbonatado
Por lo tanto a no ser que se refieran a un Boing o a una coca abierta desde hace varios dias, que no se burlen porque son mas de 20 millones los que se equivocan.
Ahora bien, estoy de acuerdo que no es propio decirle guacho a la gente que no es de Sonora, pero tampoco lo es que a los Sonorenses nos digan regios o que nos pregunten que si Culiacan esta en Sonora, o peor aun, que se burlen poruqe vemos un deporte donde se necesita usar el coco (me refiero al baseball)y digan que no es deporte.
En fin podriamos hacer un blog de porque se puede justificar el uso de la palabra "guacho" como despectivo, pero hay cosas mas importantes de las que podremos hablar, porque al fin de cuentas nos superan de 1 a 8

Aydee dijo...

Hola Rafa,
Te confieso que cuando leí el titulo de tu blog esta vez, me desconcertó un poco; aunque me sentí un poco mejor a medida en que seguí leyendo. Yo estoy muy orgullosa de provenir del sur. En Michoacan somos "guachos" y a mucha honra. Somos gente humilde pero trabajadora. Tus comentarios no son ajenos, si no al contrario, eh conocido mucha gente de Sonora y de Chihuahua que se expresan de la misma manera. Yo no me considero una persona con complejos sociales, aun sin embargo, reacciono como todo ser humano reacciona al ser agredido; y como te habrás dado cuenta, no me hace mucha gracia que se burlen de mi gente de esa manera, pero ya vez hay de ignorantes a ignorantes.

RBD dijo...

Anónimo 1,
¿Y por qué pa' Huásabas? Digo, nosotros qué culpa tenemos, jeje.

Anónimo 2,
Muchas gracias y qué alegría enterarme de que hay otro huasabeño visitando este blog, ¿tú dónde vives?

Esteban,
Efectivamente, si haces la crítica del otro lado, los residentes del D.F. no salen para nada bien parados.

Aydée,
Es cierto que palabras con este contenido pueden ser usadas/interpretadas como un insulto. Y un insulto es una agresión verbal. Creo que a mí tampoco me haría tanta gracia una denominación peyorativa por mi lugar de origen.

Saludos a todos,

Rafa Barceló Durazo

Anónimo dijo...

Anonimo 2
Hola otra vez...
Mi nombre es Jesus ( de los Campa ) y vivo en Los Angeles California por ya 20 anios, y repito es tambien para mi de mucha alegria enterarme de todo lo que me interesa tanto de mi Huasabas como de tantas otras partes del mundo.... gracias nuevamente...

Un abrazo...

Corazón Grupero dijo...

La verdad todas aquellas personas de Sonora que llaman de manera despectiva "guachos" a los que son del sur de la república mexicana, han hecho mucho por esa entidad y la han enriquecido con sus aportaciones... Creo que esto ya no se debería usar sabiendo que vivimos en una época globalizada en la cual las distancias ya son largas.... Es cierto, los priístas que estuvieron en el poder por 60 años hasta el mes de septiembre del 2009, se distinguían por ser "guachofóbicos" (término que he inventado para aquellos que tienen fobia o mala fe a los del sur) principalmente aquel "abogadillo" de nombre Gerardo Ceja que en el 2008 pagó a la prensa para ofender a los funcionarios federales del PAN que residen en Sonora... Afortudamente, su partido el PRI perdió la gubernatura del 20009, y ahora este señor CEJA debe tragarse todas las palabras y papel de periódico que pagó en los medios locales por "guachofóbico2 apasionado..... DIXI!!!