lunes, junio 09, 2008

Barbas

Me he tardado en escribir en el blog más de lo que quisiera, porque 1) no tengo ideas geniales que pueda expresar rápidamente, 2) no tengo mucho tiempo para expresar mis ideas geniales que requieren de largas explicaciones (aunque tal vez sea que no tengo tampoco ninguna de ésas). Bueno, en realidad, creo que no he tenido ideas geniales después de lo de la crema esa que te broncea (que ni tan buena idea, por razones que deberé explorar posteriormente). Ah, pues no teniendo ni ideas ni tiempo, me queda publicar una foto que acabo de encontrame en Facebook y que fue publicada por mi cuñada Raquel. Se trata de la representación gráfica del que esto escribe (me encanta la expresión "del que esto escribe"... es tan larga para decir simplemente "mí" o "yo") habiéndome dejado seducir por las redes de lo desprolijo y la pereza vacacional, causa originaria de mis disparejas barbas. Además, al parecer, estoy hartamente divertido con lo que parece ser una revista de chismes del espectáculo, así que de seguro me estaba enterando de algún asunto tan relevante como la vida privada de Niurka o las opiniones de Carmen Salinas sobre la reforma energética. Lo más importante de todo es que estoy absolutamente relajado meciéndome en una poltrona de vaqueta (cuero) en mi natal (casi) Huásabas, gozando de la tranquilidad del porche de mi casa. ¡Ya quiero volver! Pero las vacaciones siguen haciéndose del rogar. Damn!!!

1 comentario:

Bajo Presupuesto dijo...

Y que hacess alla hermao, tan lejos de los buenos cortes de carne?

Un saludo Paisa