jueves, febrero 14, 2008

Otra de Chávez...

Con todo este nuevo escandalito que se carga el gobierno de Chávez, a través de su embajador en México, Roy Chaderton, acusando al presidente de la panificadora Bimbo, el archirrequeterico empresario mexicano Lorenzo Servitje, de financiar actividades desestabilizadoras en Venezuela, yo me pongo medio entretenido. Primeramente, se le acusa a Servitje de ser un católico de ultraderecha. Vamos por partes, cuando en la arena pública se acusa a cualquiera de ser católico (o protestante o musulmán o ateo), yo me pongo medio rijoso. Tal vez algún espíritu me haya poseído, pero siempre he creído que la libertad de culto individual es un derecho que tampoco debe restringirse a los gobernantes y mucho menos a las figuras públicas, en general. La secularización y la laicidad del Estado son dos logros importantísimos que han saneado mucho el nivel de democracia de nuestras sociedades. Sin embargo, los actores más importantes de la sociedad, en su calidad de seres humanos, pueden profesar una religión y si así lo gustan hacerlo a los cuatro vientos, siempre y cuando no usen las instituciones del Estado para forzar a otros a compartir sus dogmas religiosos o morales. Y es que es común confundir la laicidad del Estado con el jacobinismo que donde ve una cruz empieza la cabeza a darle vueltas como a la niña de El Exorcista. Bueno, volvamos a don Lorenzo. Sí, resulta que es católico, muy católico tal vez (de misa diaria, dirían en Huásabas). Y, bueno, a mi juicio, tiene derecho a eso y a hacer todas las barras de pan que quiera.

Segundo, cuando se acusa a alguien de ultra derechista o de extrema izquierda ¿qué se quiere en realidad decir? La impresión que me da es que esos términos se usan cada vez con menos propiedad, solamente para desdeñar que una persona se apega fuertemente a una ideología opuesta. Ese desafortunado recurso termina convirtiéndose en una falacia ad hominen pues el enfoque dejan de ser las ideas del contrario, desdeñándose a la persona de radical (y por tanto equivocada) aunque no se pruebe con claridad qué es lo que lo hace extremo o ultra. Ejemplos de éstos hay para tirar para el viento, pero cuando estudié en Columbia me tocó ver un noticiero de Fox News (de ultra derecha, jajaja, no es cierto... pero sí un canal estadounidense de línea dura conservadora) en el que calificaban a la universidad de extrema izquierda, sólo porque en una conferencia del fundador del movimiento Minute Men (grupo anti-inmigrantes muy activo) algunos alumnos se manifestaron en contra del tipo. O de ultraderechistas a personas muy estrictas en su código moral y/o religioso. Lo que es derecha e izquierda se va definiendo país por país y en diferentes tiempos cambia, pero a mí me parece que lo ultra o extremo solamente se justifica cuando el individuo o grupo en cuestión participa en la eliminación de la ideología contraria, no cuando ostenta fuertemente la propia ideología. Yo no conozco bien la trayectoria del señor Servitje, pero hasta ahora no he encontrado (tal vez por desinformación) qué es lo que lo convierte en un ultraderechista (al menos, según mi propia definición al respecto).

El embajador venezolano señaló, además, que Servitje financia a una organización demócrata cristiana (ODCA), la A es "de América", que preside el también mexicano Manuel Espino. En este otro punto tampoco le vería yo problema, porque brindar recursos a una organización que promueva una ideología política-moral-religiosa, hace posible que existan diferentes ejes del espectro político que fomentan el juego democrático. Yo veo más negativo que la balanza se cargue mucho de un lado o del otro, porque eso da lugar a regímenes autoritarios que tanta alergia me causan. Es muy evidente que la ODCA hace propaganda en el continente para favorecer medidas orientadas a la derecha, tanto en lo que toca lo económico y lo político, como a lo moral. Seguramente Venezuela no escapa a las áreas de influencia de la ODCA (incluso, es muy probable que sea un país prioritario para la organización). Habrá quien lo repruebe, hay seguramente a quien le parezca que está mal que organizaciones de tipo internacional se involucren en la política interna de un país. A mí me cuesta trabajo comprar ese argumento porque simplemente no creo en el dogma de la soberanía de los Estados. Yo únicamente creo en la soberanía de los pueblos a autodeterminarse (y tampoco como derecho absoluto, por su peligroso potencial xenófobo). Si al interior de los pueblos se importan ideologías de naciones extranjeras, inclusive con la ayuda de individuos de otros países (como pasó en la Ilustración, o con las culturas griegas y latinas, o hasta con las revoluciones francesa y estadounidense), qué hay de malo en ello.

De cualquier manera, dice don Lorenzo que él no les ha dado a esa organización ni a Manuel Espino un quinto (de los muchos millones de quintos que gana haciendo pan en muchos países). Pero yo digo que si quisiera podría dárselo y santo y muy bueno (sin tono sarcástico).

De lo que denuncia Chaderton que sí estaría en contra es de que se promuevan políticas desestabilizadoras al interior de Venezuela. Esa violencia sí puede un Estado repudiarla y combatirla dentro de la aplicación de un marco legal que intente proteger la gobernabilidad del país (por mero instinto de supervivencia los Estados tienen legitimidad para controlar los intentos de revolución que se dan a su interior, pero siempre respetando los límites del estado de derecho y sin transgreder derechos humanos). Eso no sé si realmente está pasando o si es que a los ojos de una incipiente dictadura todo intento de oposición es un movimiento desestabilizador de la sacrosanta voluntad suprema del dictador y su equipo cercano. Pero mi conocimiento se limita a lo que públicamente se conoce y la elocuencia del embajador venezolano dejó mucho qué desear. Sobre todo cuando incluyó en el reporte que cuando le presentaron a Servitje, éste lo vio con malos ojos y lo saludó de mala gana (Oh my Gosh!!! Qué falta de tacto, cómo se le ocurre al viejito millonario no saludar con una amplia sonrisa Colgate al embajador!!!

Y así termino mi innecesaria y no solicitada perorata, aclarando que no es la intención de este artículo unirse a la ya trillada posición de "odiemos todos juntos a Chávez". Sino que el evento me trajo a colación puntos que hace tiempo me hubiera gustado discutir.

5 comentarios:

Aydee dijo...

Hola Rafa,
Me da la impresión de que pasaste un 14 de Febrero medio solitario. Que honda contigo? deberías estar rodeado de amigos y amigas en caso de que no tengas a "significant other." De todas maneras me gustaría expresar mi opinión y hacerte saber que tienes todo mi apoyo en cuanto a Chavez y su embajador se refiere. La verdad es que no había escuchado nada acerca del tema, pero gracias a ti, ahora me daré a la tarea de investigarlo.

Yo no se que paso, o a que se debió ese fenómeno en Venezuela. Desde que el RIDICULO de Chavez entro en poder, algo le paso a la gente que lo rodea, porque en casi todos ocurrió una especie de metamorfosis; todos ellos ahora hasta hablan las mismas estupideces que el, y aun peor, actúan como el.
Yo tengo una amiga Venezolana, y déjeme comentarte que para ella es una verdadera vergüenza que el loco maniático de Chavez sea Venezolano. Que barbaridad, ese hombre tiene complejo de inferioridad y por eso hace lo que hace. A mi se me hace, como dicen en mi tierra, que de chiquito se le callo de la cama a su mama y por eso es tan idiota.

Bueno, aunque es un poco tarde quiero desearte un feliz día de la amistad. Por que según mi maestro de geografía de la secundaria, a alguien se le ocurrió agregarle "amor" a la frasesita para hacerlo mas comercial por que originalmente solo era "el día de la mistad" eso dijo mi maestro.

Con cariño y respeto, y desde Montana.

RBD dijo...

Hola Aydée,

Probablemente la impresión de que la pasé solitario la produjo que hubiera abordado un tema de la realidad política nacional, en vez de alguna andanza SanValentinera. Pero me alegra decirte, que no la pasé solitario, en lo absoluto. Fue un día bonito porque aunque está lleno de cursilerías materializadas en grandes globos con frases muy artificiales, se acuerda uno de los amigos y los amigos se acuerdan de uno. En el trabajo iniciamos celebrando el día con los compañeros, alrededor de unos huaraches (de comida) que estaban de rechupete. Y después me reuní sucesivamente con otros dos grupos de amigos, acompañados de un amistoso sushi con unos y de harto alcohol con otros (que no probé porque la maldita conciencia no se cansaba de repetir "mañana trabajas", "mañana trabajas". Saludos afectuosos hasta Montana.

lil' sis... dijo...

dManoo! =)... me gusta que toques temas relacionados con la política del país y este tipo de situaciones que son bastante interesantes y controversiales. Una de tus principales caracterísiticas al escribir sobre estos temas es la objetividad, porque muestras datos, después criticas y/ o después aplaudes, es decir, nunca te sitúas en un "extremo/ultra". Y aparte das espacio y lugar para que otras opiniones iguales o diferentes a las tuyas se expresen por este medio. Me interesa que sigas escribiendo sobre diferentes asuntos políticos de nuestro país para ampliar nuestro repertorio y actualizarnos...

Saludos desde el norte donde se te extraña a montones...
Besos cachichurres y apapachos desde aquí...
tqm...

Yayo Salva dijo...

No creo que Chávez merezca ser odiado. Ni nadie. Por ahora es simplemente un bocazas que sólo cree en la democracia si le es favorable. Obviamente, es un dictador en esencia.
Tu artículo rezuma el equilibrio y buen talante que te caracteriza.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

rafa tarde pero segura, estoy leyendote y estoy tan entretenida. Pero más entretenido eres tú escribiendo desde mi tía Plácida hasta Chávez, la verdad es que abordas todos los temas tan entretenidos e interesantes, besos desde Huásabas.