jueves, septiembre 20, 2007

De cómo se puede hacer una entrada al blog por cualquier cosa

Parece que cada día se entera uno de cosas más raras, en una especie de espiral descendente de decoro realista. Ayer no fue la excepción, resulta que leí en un artículo de opinión en El Universal que están en peligro de extinción.... ni más ni menos que... ta-ta-tatán... ¡¡¡los pelirrojos!!! Sí, parece que de los muchos que teníamos ya nada más no queda un 2% de humanos con esa característica, aunque un fabuloso 4% tiene el gen que produce tan peculiar coloración. Digo, considerando que como la mitad de la humanidad son chinos o hindúes (que no se conocen precisamente por sus cabelleras color pasión), tampoco son tan poquitos.

Toda esta información, al parecer, se desprendía de un lista "roja" (sin sarcasmo) de especies amenazadas o en peligro de extinción en diferentes partes del mundo. Entonces, si la humanidad no hace nada por detener tan terrible amenaza, las "cabelleras de fuego" serán parte de la historia en sólo 100 años!!!!

Lo que me pareció aún más raro de la historia fue el remedio. Es decir, si queremos hacer algo para seguir conservando pelirrojos en nuestro ecosistema global, lo único que parece que ayudará a logarlo es... ni más ni menos que... ta-ta-tatán... ¡¡¡la migración colectiva de todos los pelirrojos a Escocia!!! Parece ser que dicho "país" concentra la mayor cantidad de pelirrojos del mundo con un dignísimo 13%, en relación al total de la población, de la cual el 40% es portador del gen que produce la pelirrojez.

Ahorita que venía regresando de comer, me encontré por la calle a tremendo pelirrojo, de esos que no dejan duda (porque a mí de chiquito cuando me pegaba el sol el cabello se me veía rojizo, lo cual me hizo pensar que yo fuera uno de ellos, pero no... hacen falta pecas y un color de pelo más bien "zanahoria furiosa"). Pues sí, me encontré a un pelirrojo y poco hizo falta para que me parara a increparle que si quería salvar a su amenazadísimo pelirrojismo, debía salir corriendo pero pronto a Escocia, por aquello de que luego le empiecen a hacer el fuchi a los migrantes, como hacen en todos lados a donde llegan muchos. Pero me ganó la lógica de lo apropiado, que siempre nos impide tener anécdotas divertidas y mejor le dejo a la evolución (y a L'Oréal) que haga lo que quiera con los colores de los cabellos, que los míos del color que fueran seguirán siendo unos esquizofrénicos e indisciplinados pelos que nunca obedecen.

4 comentarios:

Cuquita la Pistolera dijo...

Wow, esa sí es noticia.

¿Tienes el link de la nota en El Universal? Porque yo tengo dos amigos pelirrojos y tengo que comenzar a convencerlos de que viajen a Escocia.

Yo quiero que el mundo siga tieniendo pelirrojos!!!!

CRISTINA dijo...

jajajjaajaja....
no te puedes imaginar la gracia que me ha hecho esto que has escrito
¿por qué?
pues porque eres muy gracioso y porque yo ¡¡¡soy pelirroja!!!
mi pelo y mis pecas se han apaciguado un poco con la edad, pero de pequeña era parecida a Pippi Calzaslargas (conocéis esa serie?, en españa fue muy famosa).
Pues eso. Mi padre es todo naranja, blanco y azul. Azul de los ojos, blanco como la pared para la piel y pelo naranja total.
Mi madre también es muy clara de piel y castaña. En fin...que hemos salido los hermanos todos blanquinosos, medio rubios, yo medio pelirroja...
Ah, y en verano, con el primer rayo de sol, pasamos del naranja zanahoria al rojo tomate. Terrible.

Anónimo dijo...

hola soy un pelirrojo mas, unamonos todos y aniquelemos a las otras razas, en vez de emigrar a escocia y usar pollera jaja

Anónimo dijo...

Si hay alguien interesado en que la pelirrojez se conserve y tiene algún pasaje de avión que le sobre, estoy dispuesto a viajar.
Saludos, un pelirrojo.