jueves, febrero 03, 2005

El feo.

Hola estimado Internet, sé que puedo confesarte esto sin problemas. Me han dicho que eres discreto. Me llamo Jerônimo Suârez y tengo 37 años. Yo no me siento muy muy feo. Bueno, la verdad, sî me acomplejô mucho que en la escuela me dijeran que mi madre en vez de darme pecho, me dio la espalda y chistes como esos. Pero he visto gente mâs fea que yo. Lo que sî debo reconocer es que mi nariz queda perfectamente representada con esa frase, creo que es de Quevedo, que dice: "érase un hombre a una nariz pegado". Pero el tamaño de mi nariz poco importaría si no fuera por la berruga. No es enorme pero sî alcanza la talla de un buen garbanzo. Lo que me consuela es que tiene un bonito color como entre morado y café. Es que he visto unas que son de un carmesî que llama demasiado la atención. La mîa no es tan llamativa, aunque lo fuera menos si no estuviera justo en la punta de la nariz. Al principio me molestaba que la gente en vez de verme a los ojos, tuviera fija su vista en ella, pero ya entendî que es algo que no se puede evitar cuando estuve en frente de una chica que tenîa una justo en la comisura de los labios. Por empatîa decidî no vérsela, pero me era imposible no voltear la mirada. Mis ojos no obedecîan a mi cerebro y eran atraîdos como por imanes a verle la comisura de los labios, o mejor dicho la cosa que estaba en ella. Ademâs, le debo lo de mi ojo visco a mi berruga, seguro por estar siempre viéndola se quedô definitivamente asî. Mi boca no estâ tan mal, hasta me eleva la vanidad. La joroba, esa sî es reciente. También se la atribuyo al peso de la berruga que fue doblando paulatinamente mi columna vertebral. Pero me han dicho que exagero. Mis orejas ya ni las describo porque tampoco estoy muy contento con ellas y fueron objeto de muchas burlas durante toda mi infancia y adolescencia: que si parecîa volkswagen con las puertas abiertas o que si captaba las ondas extraterrestres. Mis "amigos" no me dejaban en paz. No sé porque usé la palabra prohibida. La verdad es que no tengo amigos, nunca los tuve. No sé a qué atribuir ese hecho. Creo que culpar a la berruga serîa demasiado. Pero bendigo a Internet porque cuando se crearon los "chats" y luego ISQ, fui feliz. Hasta que llegô la webcam, maldita sea! "Una imagen vale mâs que cien palabras", me deben haber dicho esa frase como treinta veces. Si tan solo supieran que mi imagen no vale mâs que para un buen susto. Sôlo una vez tuve la desgraciada ocurrencia de enviar una foto. Ese episodio no se lo platico ni a mi psiquiatra. En fin, no me interesaba tanto la conquista.El otro dîa se me ocurriô una idea que creo que puede ser genial. Si hay bares gays, por ejemplo, porqué no hacer un bar para feos. Podrîa conservarse la palabra en inglés, asî se oirîa menos peyorativo. Ya hasta hay un Coyote Ugly. Bueno, pues algo asî, pero todo lo contrario, que sea como Gente Ugly. Es que la gente bonita me incomoda. Son ellos los que en realidad me han hechoinseguro. Si un lugar se vaciara de gente bonita, me parece que me sentirîa muy bien. Y creo que serîa muy prâctico que todos los que como yo, que en un bar normal no atrapamos ni una mosca, nos pudiéramos reunir en un ambiente agradable, pero solamente feos, que en la entrada se dijera "se reserva la admisiôn" y que el criterio fuera ser feo. Lo que no sé es si al buscar tu ligue, te procurarîas a la mâs fea o a la fea menos extrema. Eso habrîa que investigarlo, pero poco importa. Hasta podrîamos organizar un concurso de la mâs fea, para enseñarle al mundo que también puede ser orgullo ser feo. Porque estâ tan menospreciada la fealdad que la verdad el mundo deberîa de cambiar. Y de la convivencia de los que como yo no fuimos precisamente premiados por la naturaleza, seguro surgirîa un espîritu de fraternidad y crearîamos organizaciones pro derechos de los feos. Sî, y tendrîamos nuestro Ugly Pride y despuês si todo marcha bien un Ugly Parade.

¿Cômo no se me habîa ocurrido antes? Ahora sôlo debo pedir un crédito al banco o algo asî para procurarme fondos. Y localizar una ciudad con muchos feos. Bueno, no he viajado mucho pero en cualquier ciudad grande debe haber bastantes. En cuanto al vecindario, obviamente, debe estar en las antîpodas de los lugares chic o nice o in o todos esos extranjerimos que usan para discriminarnos. No lo habîa pensado, pero segûn las estadîsticas los feos no obtenemos fâcilmente un crédito. Pero creo que en el banco les parecerâ tan buena mi idea como me lo parece a mî. Aunque sobre todo los bancos militan en el lado enemigo. Siempre con sus cajeras muy arregladitas y bonitas. Ay! "Se requiere excelente presentaciôn", cuânto tiempo de mi vida vivî engañado al buscar trabajo y leer eso en los clasificados, pensando que se referîa a llevar los zapatos bien pulidos, la ropa planchada y los cabellos peinados. Hasta que de plano en una oficina una harpîa me dijo por lo claro que requerîan a alguien de "excelente presentaciôn", con un énfasis y un sarcasmo evidente mientras al mismo tiempo me recorrîa con su vista de arriba a abajo con un gesto de desaprobaciôn, agregando al final: "alguien guapo, señor". Y el puesto no era para modelo, aclaro, era para archivista, que segûn tenîa entendido era un trabajo que convenîa mâs a mi condiciôn.

De cualquier manera, tengo esperanzas de montar ese bar. Sé que lo haré, aunque sea en los prôximos años. Serîa lo ûnico que he montado en toda mi vida, para ser sincero. Y cuando tenga dinero me haré operar la berruga. Pero creo que no serâ conveniente para mi imagen de empresario del sector de los feos. En fin, mejor me la dejaré y moriré feo pero feliz.

6 comentarios:

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...

Querido feo:

me parece perfecta la idea. Unas amigas y yo quisieramos decirte, en caso de que ayude para tu credito, que estariamos felices de irnos de party a tu bar para feos... Conozco muchas personas feas: unas prietas, otras gordas, otras desnalgadas (pecado infame!), otras tienen el pelo de "machaca", tanto, que se antoja cortarles un poco y hacer un burrito... podríamos meter a los jotos feos... entonces si! que espectáculo tan impresionante... la talía, el periodiquero de hermosillo, podria ser el jefe de esa área, porque claro, tendria que haber un area para gays (hombres y mujeres) y otra para "straights". Ya vez, ni entre los feos hay igualdad, ah! y también tendrías que poner niveles económicos... yo jamás me sentaria a la mesa o saldria a bailar con un feo pobre! Si ya es feo, de perdida que sea rico, o ya de plano, muy inteligente... pero si es muy inteligente y sabe de arte y musica y eso... A lo mejor es gay! tendria que ir en otra área! tendrías que rentar o comprar un lugar de muchos niveles. A continuación te recomiendo algunos (te recuerdo que todos llevan el adjetivo "feo" antes de la descripción secundaria, por asi decirlo:

jotos
pobres
ricos
clase media
intelectuales (creo que esta area debera ser de un tamaño mayor a las demas)
gordos
demasiado flacos
cheros!
hippies
fresas

porque una cosa es estar feo y otra andarse mezclando con gentuza!

Otro comentario.
Debes dividir el bar entre gente fea, digo, evidentemente fea y gente que se siente fea
tendras que poner algunos estándares, porque si entra gente que no es lo suficientemente fea, ofenderas a los que realmente son feos, quienes se sentiran muy solos y todo el proposito del bar habra desaparecido

suerte y recuerda que de entrada tienes un grupo muy grande que te promete ser cliente regular

Felix Schwarzbeck dijo...

Bastante agradable este blog maquinado por el buen Jerónimo, aunque me resulta denigrante que pretenda negarme la entrada en su nuevo local. De todas formas lo apoyo en esta nueva empresa jaja :P

Saludos.

Pd. Jerónimo, el hecho de que te sientas feo no te exime de tener buena ortografía, es "psiquiatra".

Anónimo dijo...

Ay, esta vez no me gustó Rafa, ¿por qué lo escribiste? no puedo ver más allá....

RBD dijo...

Hola Anônimo, hazte presente, jeje, quién eres???

Creo que no siempre se escribe algo para ocultar algo que hay mâs allâ. Todo puede ser mucho mâs simple que eso. Creo firmemente en el escribir por escribir y en el hablar por hablar también. La verdad a mî tampoco me gustô mucho, pero fue porque me reî mucho mâs cuando lo estaba pensando que cuando lo escribî. Un abrazo,

Rafael Barceló Durazo.

cano... dijo...

a la bestia... creo que en realidad si estas bien feo... lo bueno es que sabes entretener.. saludos...