miércoles, mayo 21, 2008

De colores...

Yo no sé si tener un blog crea un compromiso moral con los demás de estar publicando cosas, pero yo siento una especie de remordimiento cuando han pasado varios días (o semanas) y no me he propuesto a sentarme frente a una computadora y escribir el tipo de boberías que escribo con singular facilidad.

Dicho lo anterior, confieso que me he sentido últimamente en deuda moral con mi blog (que es como un personaje independiente en mi vida) por haberme ausentado. Lo que pasa (y aquí empieza la justificación) es que traigo la cabeza algo puzzled (o sea, hecha bolas) con algunos temas que han requerido mucha atención racional y emocional de mi parte. No sé si ustedes compartan mi idea, pero yo creo que cuando se somete uno a ejercicios de exhaustivo análisis, siempre se termina igual o más desorientado de como empezó.

Pero lo que sí quiero manifestar con harto entusiasmo es que ya soy moreno, casi prietito diría yo. Resulta que descubrí que hay un método bastante saludable para agarrar color sin exponerse a los malignos rayos del sol y no me refiero aquí al maldito jugo de zanahoria, que a mí nunca me hizo el más mínimo efecto por más que mi paladar tuvo que sufrir por semanas por tomar un jugo que no disfruta. No, resulta que hay una crema (bueno, varias) que te broncean de manera automática con el siguiente mecanismo: cuando entran en contacto con las células muertas que tiene naturalmetne la piel, se encargan alevosamente de oxidarlas, lo cual hace que se pongan oscuras y éstas se convierten en pigmentos naturales que se van en unos días y vuelves a quedar como estabas, pero es sólo cuestion de volverla a aplicar y vuelves a agarrar color.

Así que ya no anda uno por la vida con aspecto de Gasparín, el fantasma amigable, o con el color de talco de María Antonieta, que pudo haber estado de moda en el siglo XVIII (tal vez) pero que en pleno siglo XXI sólo te hace parecer hijo/nieto del monstruo de Amstetten (o sea, el loco ése de Austria que tenía a su hija y los hijos que tuvo con su hija en un sótano... si no sabían de esta noticia, les recomiendo con extrema urgencia que ustedes también salgan del sótano, porque esa nota te la encontrabas hasta en la sopa). Ok, pues yo me siento como recién regresado de Cancún, aunque últimamente no he salido ni a Iztapalapa.

7 comentarios:

Pintosevich dijo...

Ya somos dos y me refiero en ambos casos.

1. Yo también me siento mal cuando abandono mi espacio en Internet, y no nomás por dejar mi espacio sino por ausentarme en los que regularmente visito, pido igual disculpas jaja pero si he leído algo. No sé a donde me lleve esto!

2. Soy gasparín. He visto esas cremas pero no he visto buen resultado, una tía mía se la puso mal y creo que derramó en su cuerpo y le quedaron manchas raras, espero no me suceda eso a mí jeje..

Espero hayas disfrutado la estancia en 'Cancún' jajaj

Saludos!

Mónica Hdez. dijo...

Sería mucho pedir los datos de la cremita…simple curiosidad ja ja
Que bueno que regresaste, es grato leerte.
Saludos

CRISTINA dijo...

Es mejor resignarse a estar blanco. Y cuando digo blanco, digo blanco blanquísimo. (No ahondemos en temas de color, pelo, piel...Escocia...)

Una amiga debía acudir a una boda y se dió bien con una cremita de ésas. Se pasó un poco, bastante. Al día siguiente, parecía la prima zulú de la novia.

Besos, Rafael.

Y no te sientas culpable por escribir o no. Simplemente, vuelve a tu blog, aunque sea tarde, y no nos abandones.

Anónimo dijo...

Welllll!!!
Depende del punto que lo veas!!!
ya vez que los Barcelo son un poco o un mucho racistas y no les gustan los "Trigeñitos" (decia mi abuelo Domingo Barcelo)esa parte de los B no la tengo, PERO...
yo me quedo blanquita como la espuma del mar,(negrita cucurumbe) que interesa que este out!!
...Y si, no importa que desaparescas, siempre y cuando regreses a traernos tus ricas vivencias!!! ah pero no te tardes!!!
saludos y deseandote lo mejor siempre...
Celinita Duran

Anónimo dijo...

Voy a cambiar de tema, dejando de lado tu ausencia y las cremitas; como fiel lector anonimo a tu blog, quiero hacerte una peticion especial: conociendo tu gusto por los viajes, quiero pedirte que me recomiendes que lugares visitar en el DFectuoso, ya que voy viernes, sabado y domingo (en plan austero, casi mochilero que conste). ¿que lugares si, cuales no, cuanto me llevo, etc? te lo agradezco y felicidades por tu blog!

RBD dijo...

Anónimo,
Ooots, pues espero que sea el viernes próximo, porque si es hoy ya no sé si leeras el comentario de respuesta. México, D.F. es una buena ciudad para venir de mochilero, porque tiene muchas opciones gratuitas y otras económicas. Yo te recomiendo que explores muy bien el Centro Histórico: Zócalo, Catedral, Palacio Nacional (por dentro), Templo Mayor (todo esto está junto), museo de San Ildefonso (dentrás de Catedral), Bellas Artes, la Alameda (normalmente tiene una exposición de fotos por la calle Juárez). También los barrios de San Ángel y Coyoacán (ambos en el sur y bastante cerca uno de otro), estos lugares hay que recorrerlos a pie y perderse por las calles que te vayan gustando, son una monada. Otra muy interesante es la Basílica de Guadalupe y el cerro del Tepeyac. Ir a Chapultepec (conocer el Castillo, que es ahora el Museo Nacional de Historia, el lago y el zoológico). Otro infaltable es también pasear por Paseo de la Reforma, desde Chapultepec (Auditorio/Museo de Antropología (enoooooorme)/Museo Tamayo/Museo de Arte Moderno) hasta casi el centro histórico (donde está el edificio de la Lotería Nacional), así te pasearás por los monumentos más emblemáticos y es un paseo súper agradable. Bueno, para tres días creo que con eso tendrás... Saludos.

Anónimo dijo...

rafa: si, mi viaje seria hasta el otro mes, muchas gracias! ya me doy una idea de lo que voy a visitar! no quiero perderme el museo de antropologia y si hay chanza las piramides... donde agarro un camion para ir para alla?