viernes, abril 06, 2007

A la playa...

Ya había sido suficiente, mi tripa había empezado a reclamarme que no la dejaba en paz con la irracional enfermedad ésa de moda de finales de siglo, el mentado estrés que no deja pasar la oportunidad de cualquier insospechado pretexto para nutrirse de mal entendidas causas para empeorar. Ya era Semana Santa y hace casi dos mil años Jesús ya había sufrido suficiente una verdadera pasión como para intentar repetirla quedándome en casa a escribir la tesis, bastante tuve con no ir a Hermosillo ni a Huásabas y no ver a mi familia ni a mis sonorenses amigos como para encerrarme en la vacuidad de mi departamento. Además, la palidez de mis carnes ya estaba causando encandilamientos escandalosos, por lo que un viaje a la playa era obligatorio. La estrategia era clara como el agua, había que salir los primeros días de la semana para evitar sufrir las aglomeraciones en las carreteras y en el mismísimo Océano Pacífico que se pone a reventar con la fuga masiva de la segunda mancha urbana más grande del mundo durante el jueves, viernes y sábado santos. Otro punto de la estrategia era no ir a Acapulco, que es la salida natural al mar de la dichosa mancha urbana de la Ciudad de México y sus populosos alrededores, lo que le ha granjeado el nada glamoroso título de “D.F. con shorts”.
Pues con el talento de guías turísticas de Gaby y Larisa y el resultado de la búsqueda en Google de las palabras “playas”, “Guerrero” y “acampar” fuimos a dar a un lugar que se llama Playa Ventura, sin más referencias que las que se encontraron en Internet. Sonaba algo rural y lo único que en realidad sabíamos del lugar era que estaba en el estado de Guerrero (el mismo donde está Acapulco), cerca de la frontera con el estado de Oaxaca. Había que salir temprano para aprovechar el tiempo y porque tomaríamos carreteras que no sabíamos bien si existían ni cuáles eran su estado y condición. Pues las dichosas carreteras con paisajes algo tropicales, algo marginales, estaban en bastante buen estado y a la una de la tarde ya nos tenían contemplando el hermoso color azul del mar y sintiendo la brisa marina en una cara ya grasosa por la humedad playera.
La primera impresión fue el tamaño de las olas. Resultó que estábamos en pleno mar abierto, a lo que no estoy muy acostumbrado porque las playas de Sonora forman parte de un golfo, lo cual hace sus aguas mucho más tranquilas. En Playa Ventura no hay ni siquiera alguna bahía que frene el ímpetu con que el Océano Pacífico azota sus confines, lo que me hacía preguntarme si lo de su nombre era pura ironía, porque aquello de pacífico tenía lo que yo de prudente, o sea, muy poco (para los que me tengan en buen concepto). Aquellas olas eran dignas de tsunami, se elevaban a grandes alturas y golpeaban al caer de una manera estrepitosa la fina arena de la playa. Mis primeras cavilaciones fueron si debía meterme al mar o si dada la violencia de sus aguas iba a salir más revolcado que bañado. Pero ya que habíamos recorrido casi cuatrocientos kilómetros para llegar a la ansiada playa, la respuesta era evidente: hay que meterse y disfrutar del reto que la naturaleza ofrecía a los paseantes… como dice el dicho “es mejor flojito y cooperando”. Lo más curioso era que había olas que venían del mar y otras que con casi el mismo vuelo regresaban de la playa, capturando al incauto bañista en medio y golpeándolo desde dos diversos frentes y dejándome con una cara de confusión terrible por no saber de dónde defenderme o hacia dónde protegerme. Con todo y las arrastradas que cual trapo viejo y sin voluntad me pusieron las tempestuosas olas, salí contento (y con varios raspones) de volver a disfrutar las delicias de nadar en el mar que, desde agosto pasado no había sentido. Una vez superado el reto de salir vivo y sin fracturas de las remolinos y previo un largo baño de sol para agarrar algún color que no brille en la oscuridad y delate la nerdez de mi existencia, decidimos que la alberca era más Pacífica que el océano y estuvimos aflojando los nudos de tensión de la espalda hasta que desaparecieron por los relajados y hedonistas movimientos acuáticos. Debido a la ruralidad y la espontaneidad de Playa Ventura ningún hotel contaba con servicio de aire acondicionado y no es que sea yo fresa pero cuando comienza el ardor en la espalda, el calor y las sábanas de poliéster se convierten en tus peores enemigos. Pero era el alto precio que había que pagar por pagar bajos precios. Al día siguiente, paradójicamente me levanté más temprano que de costumbre justo cuando clareaba la mañana y salí a correr por la arena en una de las pocas veces en las que algo que implica esfuerzo físico se hace placentero. Y todo ese día lo aproveché tesonudamente para sacarme la palidez y enrojecerme cual camarón para darle un giro a mi apariencia. El ardor hizo su presencia más rápidamente que un sexy color de bronce, pero algo le había ganado ya a la blancura de mis espiritifláuticas piernas. Al día siguiente, también los primeros rayos de sol hicieron que me levantara temprano, probablemten más por la incomodidad del ardor que por gusto, y salí también a echar una corrida a la playa, para terminar descubriendo que el sudor hacía más intenso el dolor en las bronceaduras espaldíferas, por lo que a unos cuantos metros decidí desistir de mi misión atlética y mejor me senté a contemplar el mar y sus delicias antes de que el sol me despachara a refugiarme en la palapa más cercana. Como a eso de la una de la tarde decidimos tomar la carretera rumbo a México por la ruta que pasa por Acapulco para que nadie nos contara cómo se había puesto tan conocido destino semanasantero. Fue una muy agradable sorpresa porque la bahía es hermosa. Un concepto totalmente diferente del que habíamos experimentado en la remota Playa Ventura, pero valió la pena el espectáculo de contemplar los extremos del turismo en México. Paseando por la playa en Acapulco me extrañó ver a todos volteando hacia la punta de un edificio. Entrometido como soy decidí unirme a tan colectiva curiosidad y cuál sería mi sorpresa al ver a un tipo en un parachute que el viento fue a arrojar hasta la azotea de un altísimo hotel, ante la impotencia de los motores de la lancha que fueron insuficientes para detener que el individuo y su artefacto siguieran avanzando hasta estrellarse. Con la ayuda de al menos veinte individuos que pululábamos por la playa, empezamos a jalar la cuerda para poder bajar al hombre a la playa. Después de unos minutos la misión había sido un éxito: el tipo pudo llegar sano y salvo a la playa, más blanco que Gasparín por el penoso incidente del que fue protagonista del que logró salir vivo y seguramente con nada más grave que una taquicardia. Todos aplaudimos y dijimos bravo y yo decidí que era hora de volver a la ciudad de México, por aquello de que el incidente fuera algún mal augurio vacacional para los ahí presentes. El camino de regreso fue placentero (excepto la experiencia de conducir en Acapulco, donde cada quien hace lo que le da la gana, a la hora que le da la gana, e independientemente de lo que alguien más afecto a las normas de transito, como yo, opine) y a las diez de la noche estábamos tranquilamente disfrutando de los 12 grados centígrados con que el Distrito Federal nos recibía para disminuir el dolor de nuestras quemaduras de sol, que venían intensificándose día tras día y con una sonrisa más permanente que mi bronceado por haber roto la rutina y descubrir por enésima ocasión que La Vida es Bella.

8 comentarios:

cristina dijo...

¡Qué bien escribes, Rafael! Y qué gracia leer que hablas de Acapulco, de Oaxaca, Sonora...como si nada. Por aquí, simplemente nombrar esos lugares, es algo del todo idílico.
Un beso

Anónimo dijo...

hola,
¿dónde puedo encontrar algo sobre políticas públicas que se refieran a la alimentación?
gracias por tu ayuda

Anónimo dijo...

Hermanastrito!! me encantan tus ganas de explorar nuevos lugares y esa iniciativa de aventurarte e improvisar viajes!... k envidia me das! se nota k t la pasaste muy bien mientras nosotros desde el centro del mundo (que segun yo es Huasabas) nos acordamos mucho d ti y al igual k otros años la vivimos como sólo allá se vive!... nos tienes muy abandonados a tus fans con estas historias pero sabemos tus razones. aún asii aki seguimos esperando cada día ansiosamente por leer una entrada tuya!!!.. love u & miss u bro...at: little sister

Dalia dijo...

¿Pero es que tú no tienes nunca unas vacaciones ni un día libre sin que te acontezcan cosas? ¿Qué vida tan entretenida tienes!
Espero que estés menos estresado y lleno de nuevas energías.
un abrazo.

jose fá dijo...

te encontrè en el blog de un español a quien tampoco conozco, me llamò la atenciòn tu nombre. Suena a Sonora, me dije, y tuve razòn. Asì que Huàsabas... yo estoy en Cananea, què gusto!

Yayo Salva dijo...

Echaba de menos tus aventuras. Te imagino rosadito como un cangrejo de río. A veces es necesaio cortar con la rutina para sufrir de otro modo.
Un abrazo, Rafa.

Cuquita la Pistolera dijo...

Oye, ¿con esas vacaciones no quedaste más estresado?
A veces suele pasar que uno regresa más cansado de lo que estaba cuando partió.

VIVI/CAIFAN dijo...

wow que historia,,me entretuve mucho leyendo tus vacaciones se ve que apesar de tus quemaduras corporales,,,te la pasaste muy bien...para la otra ponte bloqueador,,,y que suave escuchar que ahi tantos lugares bellos en mexico...espero algun dia ir a conoser por alla,,,yo vivo en estados unidos y es un poco aburrido y monotono la vida de aqui...se extra*a tanto una salida de sol,,mirar las estrellas,,los pajaritos etc...y qui no se hace mas que trabajar y estar enserrado todo el dia porque si estas afuera esperando la terde todo mundo te mira como si estubiese uno loco,, ero en fin espero que te la sigas pasando muy pero muy bien y disfruta tu que puedes bye take care,, don't forged the sun block ok see ya!!!!! att: viviana :)